Cuánto daño han hecho los abogados a la gestión ambiental?

Entrega de un EIA en Nicaragua. Fuente: www.laprensa.com.ni

En los 90s la gestión ambiental en países emergentes como los nuestros cobraba vida. Vinieron conceptos como el desarrollo sostenible, que era una versión de la teología de la liberación en el aspecto económico e inclusivo con el medio ambiente.

El agujero de ozono crecía, el cambio climático se empezaba a notar y nos dimos cuenta que nosotros éramos los principales responsables del deterioro del medio ambiente.

Tuvimos preocupación por el medio ambiente, luego tuvimos miedo por el medio, y llegamos a tener pánico por el medio ambiente.

 

Lo que nos vendieron que era el medio ambiente
 

El enfoque interdisciplinario, que próximamente será el enfoque multidimensional es una verdadero adefesio en temas medio-ambientales. Un producto de la caviaridad reinante apoyado por un especialista del London School of Economics para países que luchan por vivir en democracia y donde los actores de decisión son elegidos por un paquete de alimentos.

Las escuelas de gobierno que no tienen voz propia adoptan todo lo que está de moda y todo lo que no está comprobado que funcione.

Y es así que nuestra legislación ambiental está llena de conceptos y temas “novedosos”, pero imprácticos. Es probable que estemos trabajando en legislar cosas prácticamente inútiles como la compensación económica a los no contactados.

 

La ley es la ley

Los ciudadanos progresistas quieren vivir al lado de la ley, porque tienen algo que los represente y marca las reglas de juego.

Entonces, qué pasa si se reglamenta algo que no se conoce? Eso mejora las reglas de juego?

Y allí viene la pregunta:

Qué tanto sabemos del caudal ecológico, qué tanto sabemos de la interacción del medio físico, y calidad del agua con el ecosistema?.. entonces nos preguntaremos:

Por que el caudal ecologico aparece hace varios años en nuestra reglamentación?

 

El discurso fallido

Volvemos a lo mismo. El abogado requiere de las opiniones del especialista ambiental, porque probablemente no tenga ni idea de lo que está hablando (aunque mucho quisiera).

Las intenciones son buenas, pero el error está en el especialista que llamen; pueden escoger a un rojo antiminero auspiciado por la cooperación internacional (con pedigree), o uno pro-inversion; aquel que especialista que tiene el discurso defiendo-el-punto-de-vista-que-me-conviene.

Recuerden que el primer ministro de economía alguna vez dijo sobre Yanacocha: “La minería moderna no contamina”. Ni los de Yanacocha se creen eso.

Respecto de los rojos.. han escuchado hablar del Conacami, una versión marxista del medio ambiente, bien enquistado en las comunidades. Con un discurso de “el rico se hace mas rico, y el pobre se hace mas pobre…., y protejamos el medio ambiente”, con dinero de fondos de cooperación.

 

El especialista ambiental es "medio monse"

El especialista tiende a obedecer la reglamentación, mientras que el abogado hace reglamentación. Hay que aceptar que los abogados son más creativos y proactivos y no le da miedo abrir la boca. Mientras que los especialistas del medio físico, ya sea biólogos, hidrólogos o ambientales son más introvertidos, quieren explicar todo con fórmulas y no entienden que la problemática es un problema de percepción más que un fenómeno.

El especialista ambiental tiene que asumir un rol más protagónico en la gestión, tiene que innovar en conceptos, defender criterios, y difundir conocimiento. Si el especialista ambiental no lleva el liderazgo de las próximas legislaciones y no dirige los ministerios y organismos relevantes, estaremos ante más discurso fallido, más foros-que-no-van-hacia-ningun-lado, acuerdo que-no-cumpliremos, y sueños rotos.

 

Más conozco la gestión ambiental, más quiero a Python! - Saul Montoya

 

Footer_Suscribirse.png

Suscríbase a nuestro boletín gratuito para recibir noticias, datos interesantes y fechas de nuestros cursos en recursos hídricos.

Posted on March 21, 2016 and filed under Medio ambiente.