La experiencia de ser practicante en gidahatari: Tu trabajo es no rendirte

Ospina-Suárez J.S.(1)

Durante los años que duraron mis estudios universitarios de pregrado, uno de los pensamientos recurrentes era sobre lo qué iba a pasar con mi vida cuando esa etapa culminara. Fui un estudiante inquieto, inconforme y sobre todo con una gran incertidumbre sobre lo que es realmente el conocimiento sobre lo ambiental y la mayor parte de mi tiempo estuvo dedicada a formarme como investigador, así muchos crean que desde el pregrado no se investiga.

En ello encontré un mundo apasionante lleno de retos, pues todo proceso de investigación parte de reconocer que somos ignorantes; desafortunadamente en nuestra cultura académica y laboral la experiencia es sinónimo de erudición y la repetición del método es sinónimo de experticia. Por ello, el perfil de joven profesional recién egresado parecía ser un dato atípico de esos que se excluyen para mantener la homogeneidad de la serie.

Ello me hizo pensar en que debía buscar una empresa cuya actividad se basara en la investigación y el desarrollo; con estos criterios de búsqueda apareció gidahatari. Han pasado cinco meses desde ese acontecimiento, porque aunque mi práctica fue de tres meses, para obtenerla hubo muchos correos, mucha persistencia y un ensayo de por medio. Creo que son esas las habilidades básicas que se busca en los ‘hataris’ que conformamos la empresa, alguien que no se rinda, alguien que tenga la capacidad de aprender y de comunicar lo que ha aprendido.

Estar aquí ha hecho parte de una de las experiencias más valiosas de mi vida, porque el trabajo en la empresa me enseñó a valorar mi propio proceso de aprendizaje y ello se sumó al hecho de llegar solo, a una ciudad nueva y sin conocer a nadie, situación que me proporcionó una buena dosis de madurez. Dos semanas después de empezar a trabajar concluí que en gidahatari se sabe cómo hacer muchas cosas interesantes, pero la habilidad fundamental de la empresa consiste en saber cómo aprender a hacer las cosas y ese es el espíritu del que te impregnas cuando trabajas aquí, cosa que sucede cuando aprendes a dejar de dudar sobre lo que puedes llegar a hacer con un poco de dedicación.

Al final de mi estadía, de mis 106 días en Perú, me queda una carrera iniciada en el mundo de youtube(2) , me quedan 106 días de lectura de textos científicos, la autoría de cinco textos(3), muchas ideas en la cabeza y sobre todo la pasión por la hidrogeoquímica y por el modelamiento. Gracias a mi práctica en modelamiento hidrogeoquímico con PHREEQC y PHAST tuve tres meses de una de las mejores comidas del mundo y la oportunidad de haber interactuado con científicos consultores de mucha trayectoria; tengo ahora nuevos amigos; el cariño por una ciudad que me recibió con los brazos abiertos; el recuerdo de mi primera visita a una instalación industrial en los andes a más de 4000 msnm, con sus cóndores, su lluvia y sus picos nevados; el conocimiento sobre los fundamentos de la hidrogeoquímica y sus modelos; e ideas para recorrer un largo camino.

Pero aún más que lo anterior, para mi vida quedan grabadas sobre piedra dos cosas: la primera que se vale soñar con dedicarse a eso que a uno le gusta porque siempre va a haber una forma de lograrlo y la segunda, que lo importante es no rendirse, porque al principio sabía que mi jefe no iba a aceptar un no como respuesta(4)  pero con los días era yo mismo quien empezó a rechazar sus propias negativas. Hoy le doy gracias a gidahatari por todo y lo único que espero es haber mostrado mi agradecimiento con el trabajo apasionado que realice durante mi estancia como practicante.

Referencias:

[1] Practicante en modelamiento hidroquímico con PHREEQC y PHAST. Gidahatari. Lima-Perú

[2] A esa idea siempre fui renuente, pero gracias a ella tuve el más intensivo de los cursos de química que nunca había tenido y al final generó un beneficio inmenso para los proyectos de la empresa. A mi jefe le dije después que al ver los resultados para mi formación y para la empresa, reconocí que fue una excelente idea. Yo soy el ‘profe’ del curso en Hidrogeoquímica para Dummies.

[3] Todo el tiempo que estuve en la Universidad creí que escribir era muy difícil. Y lo es. Pero entendí que no es imposible y que es la mejor manera de aprender.

[3] Muchas veces escuché: “Eso no es Hatari”

 

Footer_Suscribirse.png

Suscríbase a nuestro boletín gratuito para recibir noticias, datos interesantes y fechas de nuestros cursos en recursos hídricos.