Roles y tipos de organismos de cuenca

Los organismos de cuenca pueden estar diseñados de diversas maneras: como organismos consultivos y/o con poder de decisión dotados de personería jurídica, como entidades de gestión o de desarrollo, o como organismos de regulación. Con frecuencia, operan conjuntamente con otras entidades de gobierno y organismos administrativos. Las responsabilidades de la gestión y regulación del agua, y del suministro de los servicios hídricos, deberán ser asignadas a diferentes organismos a fin de agilizar las operaciones y garantizar las metas de la gestión integrada de recursos hídricos.

Si bien los organismos de cuenca realizan muchas tareas, éstas tienden a concentrarse en tres áreas principales:

  • monitorear, investigar, coordinar, regular
  • planificar y financiar
  • desarrollar y administrar

Para así adaptarse a los cambios de rumbo político, las reformas administrativas y las relaciones entre los países. Esto puede exigir, por ejemplo, modificaciones a su sistema de gobernabilidad, su estructura y ajustes a sus mandatos. También deben ser capaces de adaptarse a cuestiones de carácter emergente, como el cambio climático y la protección de los ecosistemas, entre otras [1].

Figura 1. Principales funciones de los organismos de cuenca. Basado en la “Estimación completa de la gestión del agua en agricultura”, 2008.

Figura 1. Principales funciones de los organismos de cuenca. Basado en la “Estimación completa de la gestión del agua en agricultura”, 2008.

Una dirección general u organismo de cuenca, toma decisiones en materia de planificación y tiene responsabilidades establecidas por ley. Puede elaborar y poner en vigor normas, u otorgar consentimiento para actividades de explotación y está, por lo general, fundada sobre principios de la función pública según los cuales se presta un servicio a la comunidad con algo de autonomía dentro de un marco jurídico nacional. Un organismo de cuenca puede actuar también como árbitro y es a quien los interesados recurren para solucionar conflictos. Estos organismos, por lo general, están a cargo de la planificación a mediano plazo y del cobro de impuestos sobre extracciones y descargas de agua a modo de financiar o dar apoyo a las inversiones necesarias para alcanzar los objetivos establecidos. En algunos casos, estos organismos de cuenca pueden también ser responsables de la política hídrica, la recolección o producción de datos, el intercambio de información y la generación de conciencia pública.

Un consejo de cuenca puede ser un grupo formal o informal y puede estar integrado por funcionarios del gobierno, miembros del poder legislativo nacional, representantes de ONG y ciudadanos comunes que se reúnen con el objetivo de tratar cuestiones relativas a la gestión del agua. Generalmente, los consejos se crean para asesorar al gobierno. A diferencia de las comisiones, que también son organismos de expertos, los consejos carecen de facultades de regulación.

Figura 2. Lago de Izabal, Gualtemala. El Gobierno de Guatemala creó, en 1998, la Autoridad para el Manejo Sostenible de la Cuenca del Lago de Izabal y Río Dulce (AMASURLI), con el fin de proteger estos cuerpos de agua. AMASURLI, es un organismo de cuenca del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, pero cuenta con representantes de otras entidades públicas, municipalidades y del sector privado. AMASURLI es un ejemplo de organismo consultivo con facultades muy limitadas.  

Figura 2. Lago de Izabal, Gualtemala. El Gobierno de Guatemala creó, en 1998, la Autoridad para el Manejo Sostenible de la Cuenca del Lago de Izabal y Río Dulce (AMASURLI), con el fin de proteger estos cuerpos de agua. AMASURLI, es un organismo de cuenca del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, pero cuenta con representantes de otras entidades públicas, municipalidades y del sector privado. AMASURLI es un ejemplo de organismo consultivo con facultades muy limitadas.

 

Además de los organismos de cuenca descritos anteriormente, hay corporaciones o empresas que construyen infraestructura dentro de una cuenca. Por lo general, reciben una concesión de parte del gobierno para desarrollar la infraestructura y administrarla durante un período especificado. Usualmente, brindan servicios de suministro de agua y pueden cobrar cargos por usos tales como la navegación, el control de inundaciones, el riego y la generación de energía hidroeléctrica. Estas corporaciones no son organismos de gestión de cuenca.

 

 

 

Referencias

 

1. GWP e INBO (2009). Manual para la gestión integrada de recursos hídricos en cuencas.

2. Comprehensive Assessment of Water Management in Agriculture (2008). Developing and Managing River Basins: the Need for Adaptive, Multilevel, Collaborative Institutional Arrangements. Water for Food, Water for Life. Issue Brief #12. Comprehensive Assessment of Water Management in Agriculture, Global Water Partnership and International Network of Basin Organizations. 

 

Footer_Suscribirse.png

Suscríbase a nuestro boletín gratuito para recibir noticias, datos interesantes y fechas de nuestros cursos en recursos hídricos.