5 razones por las que no deberían existir los Estudios de Impacto Ambiental - EIA

Y corren los tiempos emergentes, en donde la forma es más importante que el fondo y en donde no nos detenemos a pensar en: Qué es lo que en realidad estamos haciendo? Estamos en realidad preservando el medio ambiente? Llegaremos alguna vez a la sostenibilidad? Existe la pluriculturalidad, la diversidad ecológica y la lucha contra el cambio climático? Y la gente técnica ya está cansando de ver que nuestras voluntades son altas pero nuestros criterios son escasos.

En nuestra cuota semanal de sentimiento contrasistema, escribimos este artículo para generar un diálogo. No nos creemos dueños de ninguna verdad y queremos confrontar ideas, generar opiniones, alcanzar consensos. Porque nuestras propuestas son diferentes pero la democracia tiene una ventaja de escuchar a las minorías.

 

El derrotero

Aunque no lo crean nuestros artículos no son espóntaneos. Siempre están motivados por otros artículos, eventos o correos. En este caso, nuestra motivación fue la siguiente:

Abel nos escribió:

Quiero entender mas profundamente los EIA y sus componentes. 

Gracias por su interesante espacio web, me suscribo admirador suyo por tan brillante aporte, habito en una region convulsionada política y socialmente por la actividad minera, por lo que deseo entender a cabalidad lo que es un EIA Y los demás temas relacionados a la gestión del agua que uds tocan interesantemente y académicamente muy bien, desde ya agradezco su ayuda, pues deseo contribuir con conocimiento de causa y efecto al desarrollo de mi region.

Nosotros respondimos:

No te preocupes en entender un EIA, preocúpate en entender el medio físico, como establecer tu linea base y donde hay EVIDENCIAS de contaminación.

 

5 razones para que no hayan EIAs como los conocemos

Y en tiempos actuales se quiere eliminar el SNIP, que es el sistema de compras del estado peruano. Entonces, porque no eliminar el EIA como se lo conoce?

A continuación presentamos nuestros argumentos:

1. El EIA es más un trámite que una evaluación

Por la razón que la gestión ambiental como se conoce fue hecho por abogados proactivos ya que los especialista ambientales son bien introvertidos. El EIA fue hecho por abogados para ser evaluado por abogados. Sino hagamos la pregunta: cuantos abogados hay en los organismos evaluadores / reguladores ambientales?. La parte técnica es una parte, y solo una pieza de un EIA, cuando debería ser la parte principal de toda la evaluación. En la actualidad la discusión es mas sobre plazos, completación de TdR, pero de discusión de impactos... naca la pirinaca.

2. Todos los EIAs son aprobados

Touche! A ver, pregunta: Que proyecto ha sido reprobado por la magnitud de su impacto? Ninguno. Los proyectos no son viables por los conflictos sociales relacionados, y no por los impactos a los cuerpos de agua, ecosistema, etc. Y es por eso que podemos ver proyectos que convertirán pasturas en botaderos, y sabemos que serán aprobados porque en todo el sistema de evaluación no hay un criterio que limite la afectación. Si bien existen acciones de remediación, mitigación o compensación; podemos decir que todos los proyectos son aprobados si haces el trámite.

3. Un EIA aprobado no es ninguna certificación

Hacemos un EIA para ver los principales impactos asociados a un proyecto. Pero se puede dar los siguientes casos: 

  • Tendencias de concentraciones no pronosticadas
  • Nuevos puntos de observación que cambien el modelo conceptual
  • Detección de errores en las metodologías de evaluación

Todos estos casos y demás traen abajo todo lo especificado en un EIA. Y esto es porque nos estamos atreviendo a comprender la naturaleza de manera práctica y certificando cosas que apenas comprendemos, pero la naturaleza en más compleja que nosotros siempre. 

4. Los EIAs son en extremo políticos

Los EIAs se tienden a utilizar de una forma bien política. Y muchas veces se cree que un EIA es "bueno" por la consultora que lo hizo, por el monto invertido, porque está aprobado, etc. Pero el EIA no tiene nada que ver con eso, tiene que ver con evaluaciones, los datos utilizados para las evaluaciones y los datos de salida. Aunque el manejo político del EIA nos es culpa del EIA en si, sino que se ha convertido en documentos de 5000 páginas que nadie sabe que dice o como se come.

5. Los EIAs son buenas líneas base pero pobres evaluaciones de impacto

En un impulso de medir todo los que pueda medir, los EIAs más complejos son buenas líneas base donde quedan descritos una serie de parámetros de flujo, calidad de agua, ecosistema acuático entre otros. Pero al momento de interpretar los datos, revisar tendencias, generar modelos y analizar simulaciones son muy limitadas. Esta dualidad entro lo rico/pobre hace que el trabajo de evaluación sea deficiente del aspecto técnico que sumado con lo mencionado anteriormente, vuelve al ejercicio de evaluación un buen intento pero un pobre instrumento.

 

Son otros tiempos

Son los tiempos de eliminar a los EIAs actuales como se los conoce. Ya la humanidad ha luchado por el voto de la mujer, los derechos universales, la eliminación del tabaco en lugares públicos, entonces si podremos pensar en un futuro de EIA como documentos de evaluación, documentos ligeros y técnicos. Estos serán los documentos que tendrán que ser interpretados por todos para luego tomar decisiones sobre ellos. 

Es decir, toda manifestación en contra de un proyecto implicaría que todos los manifestantes hayan comprendido el EIA; ya de allí, si no les convence pueden expresarse como quieren.

Footer_Suscribirse.png

Suscríbase a nuestro boletín gratuito para recibir noticias, datos interesantes y fechas de nuestros cursos en recursos hídricos.

Posted on October 12, 2016 and filed under Medio ambiente.